jueves, 31 de marzo de 2011

¿Hacia dónde vamos?

Ahora que parece que cada vez están más de moda las huelgas o las protestas por situaciones con las que no estamos de acuerdo creo que va siendo hora de que los aficionados al fútbol empecemos a quejarnos.

No me había metido hasta ahora en estos temas, pero después lo de esta semana ya no me pude resistir. Primero con lo de la huelga y ahora con la noticia que salió hoy de que se pretende que ( y digo que se pretende porque dudo que vaya para delante) que haya fútbol desde el Sábado a las cuatro de la tarde hasta el partido de los lunes con la gran novedad partidos los domingos a las doce y a las 4 con la intención de que de esta manera ningún partido se solape.

Me pregunto yo…¿qué opinarán de esto las radios?

Me niego a pensar que se acaben las tardes de domingo pegado a la radio.

Es este uno de los motivos por los que al final dudo que se cambie de forma tan drástica y ya la próxima temporada.

Parece evidente que cada vez mandan más las televisiones y que se hace pensando en las retransmisiones en los países asiáticos, pero con todos mis respecto ya fuera aquí o allí ¿ quién vería un Hércules-Levante o un Osasuna-Málaga?

Si ya hay equipos que se quejan (para mí con razón) por jugar los lunes, quién no se quejará por jugar el domingo a las 12. Si lo hacen por los chinos no creo que el Barcelona o el Madrid estén dispuestos a ser los “dueños de esos horarios o a sus aficiones les haga mucha gracia.

Detrás de estos temas todos sabemos que el motivo es la crisis por la que pasan la gran mayoría sino todos los clubs. Pero los culpables no somos los aficionados, y no sería justo y menos en el momento en que estamos ir hacia un fútbol obligatoriamente de pago. Ellos podrían exigir esto ( yo siempre había oído hablar de una Ley de Interés General ) pero en el momento en que estuvieran saneados y sin deudas con Hacienda u otros organismos públicos, porque ese dinero lo pagamos todos, y que menos que ser devuelto de forma que podamos ver gratuitamente.

BASTA YA¡¡¡

P.D: Mi idea inicial era escribir acerca de la amenaza de huelga. Para mí no tenía ningún sentido, por lo que acabo de decir y por aspectos meramente deportivos. Sería un caos. Tengo que decir que por suerte creo no haber estado nunca tan pendiente de la decisión de un juez. Dos semanas sin Liga era demasiado.

sábado, 26 de marzo de 2011

Pepe Reina, humilde spekar y humilde escritor.....Grande¡¡¡¡


Los que me conocen saben que no soy muy aficionado a la lectura pero como esté la palabra fútbol por el medio puedo agarrar un libro y acabarlo del tirón o en pocos días.

El último con el que me pasó esto y que os quiero recomendar es de Pepe Reina y se titula “El mundo en mis manos”. En él con un formato muy ameno ( cada capítulo lleva el nombre de cada uno de los jugadores que llevaron a España a ganar el Mundial) Pepe Reina nos permite conocer un poco más los entresijos de la Roja, comprobar cómo es verdad eso que se dice de que se trata de un grupo de amigos que se juntan para jugar al fútbol y concocer mejor a los jugadores e historias de esos días en Sudáfrica. Una muestra más de esta unión es que a pesar de todo lo que se dijo, el prólogo del libro lo escribe Iker y el epílogo Víctor Valdés, además en sus capítulos se hace evidente la buena relación entre ellos. Muy comentado y también aparece reflejado en el libro fue lo sucedido en el penalti que Casillas le para Cardozo en el partido frente a Paraguay y en el que tuvo parte de culpa Reina.

Después de leer este libro puedo describir a Reina como un tío que disfruta con lo que hace y aunque es algo que ya sabíamos muy buen compañero por situaciones en general pero más en concreto cuándo habla de cómo al principio él y los demás estaban pendientes de Jesusito Navas. También se aprecia que es una persona muy familiar ( que adora a sus hijas Grecia y Alma) pero que si a alguien recuerda con más que cariño es a su abuelo que para él ejerció como padre en algunos momentos. Nos cuenta como su abuelo pasó frío, viento, lluvia y demás fenómenos meteorológicos por estar en sus entrenamientos cuando era un crío y aún estaba en Barcelona en La Masía hasta el punto de taparse con una bolsa de basura y hacerle tres agujeros. La forma en que lo cuenta transmite cariño y el sentimiento de que le habría gustado tenerlo cerca en esos días alegría tanto en lo futbolístico como en lo personal.

Para acabar esta descripción del animador por naturaleza de las celebraciones de la Selección decir que al contrario que los twiteros Piqué y compañía a Reina no le gusta la tecnología y es un enamorado de las camisetas de fútbol y no le cuesta pedírsela a jugadores de la talla de Zidane, Messi, Cristiano o Drogba pero la que guarda con más cariño es la de Molina pero para saber el motivo os invito a leer el libro ya que a los verdaderamente futboleros se que os gustará. Rituales antes de los partidos, ver cómo se comporta un vestuario ante las derrotas pero también ante las victorias, bromas entre ellos, los “cruasanes de la suerte….anécdotas y anécdotas que merecen la pena y que si las escribiera todas más de uno no acabaría de leer este post.

Ya hablando más del Mundial y en el terreno propiamente futbolístico decir que la derrota ante Suiza fue un palo (nada nuevo) el partido que más les costó fue el de Paraguay y la primera media hora con Chile y el que más les impuso fue la semifinal con Alemania.

Una de las anécdotas que más me llamaron la atención es como Reina cuenta la situación que vivió con Capdevila minutos antes de saltar a jugar la semifinal contra Alemania y como el lateral del Villareal le preguntó que cómo se jugaban esos partidos. Las dudas del jugador acerca de cómo se jugaban esos encuentran recuerdan a esos nervios más propios de un niño pequeño.

También me gustó el capítulo de Cesc, que nos ayuda a comprender mejor lo que representa el jugador en el Arsenal para el aficionado inglés (hay que darse cuenta que Reina lleva unos años en el Liverpool) y la visión que se tiene en las islas británicas del fútbol español. Otra cosa que me llamó la atención es la importancia de lucir el brazalete como hacen Cesc y Arteta al que también menciona. Reina explica que los brazaletes no se regalan en ningún club y menos en Inglaterra, lucirlos no sólo refleja la veteranía de años sino la comprensión de los valores del club. El capitán debe entender que él es la imagen de esa entidad. No sólo representa a su equipo. Representa un sentimiento.

El libro también me ayudó a entender un poco mejor que hace un tío como Marchena en la selección ( Reina lo define como el líder espiritual del vestuario y un futbolista que sabe los códigos del otro fútbol) o como Pedro llegó a donde llegó ya que aunque aparentemente para muchos no es un jugador con mucho técnica ahí están los números y el trabajo ya que se deja la piel en cada entrenamiento.

Otro detalle que me pareció interesante y que no le di tanta importancia hasta leerlo aquí fue al problema de los sudamericanos por el cambio de estación cuando dejan por unos días Europa para jugar con sus selecciones. Los primero días lo notaron si bien ya tenían la experiencia de la Copa Confederaciones.

No me leerá el pero quisiera agradecer a Reina y a Michael Robinson ( por su programa Informe Robinson que os recomiendo) estas iniciativas que nos sirven para recordar el Mundial de otra manera.

video

P.D: Para los que de verdad les guste la lectura os recomiendo el libro Saber perder de Davis Trueba. Si a mí me gustó y conseguí acabarlo ya debe de ser bueno….ah bueno se me olvidaba tiene que ver con el deporte rey por supuesto.

sábado, 5 de marzo de 2011

Marcelino y la lámpara de Ali

Me siento a escribir para quizá no parecer ventajista o tener que dejar de escribir en los próximos días o semanas un artículo de este entrenador, uno de mis favoritos del futbol español y salvando las distancias y algunas comparaciones del futbol europeo.

Hablo de Marcelino García Toral entrenador que ha vuelto recientemente al Racing y que está consiguiendo alejarlo del descenso manteniéndose invicto con dos victorias ( Sevilla y Getafe )y dos empates ( Villareal y Almería, este último con 10 prácticamente todo el partido).


El equipo se muestra mucho más sólido y parece haber recuperado a jugadores que se mostraban muy por debajo de sus posibilidades. La afición se muestra ahora más tranquila y demuestra un gran compromiso con este equipo del que empiezan a dar por hecha la salvación, pero además también empieza a creer en este proyecto que ya tiene entrenador pero que de la mano del jeque podrá darle a Marcelino los jugadores que quiera. Si el equipo se mantiene y el año que viene lucha por entrar en Europa en Santander a nadie le importarán las celebraciones o las chaquetas del “aficionado” que estamos viendo sentado en los palcos al lado de los presidentes…..pero que coño¡¡¡ es una persona como tu y como yo y además puso su dinero, no como otros



Pero mi gusto por Marcelino no viene de ahora, “nuestra relación” empezó la temporada del Recreativo, la de Primera porque ya en la anterior consiguió el ascenso. Ese año consiguió clasificar al Recre octavo, siendo el encargado de descubrirnos a Cazorla, Uche, un Viqueira increíble o partidos como el del Bernabeu en el que se impuso por 0-3 si bien el Madrid no pasaba por un buen momento.

Del Recre, con varios equipos que lo pretendían cambio Huelva por Santander donde hizo un año que lo llevo a ser adorado por los racinguistas y vivir momentos para todos nuevos por la tierra del Sardinero clasificándose para la UEFA y jugando las semifinales de la Copa del Rey. Allí hizo milagros con el dúo sacapuntos ( Zigic-Munitis) secundados por Colsa y un Garay que se dio a conocer.

Marcelino había firmado un año y no renovó, se fue al Zaragoza a Segunda División donde le ofrecieron un contrato de 3 años y a priori un proyecto con dinero e interesante donde poder pasar a un equipo más grande y dejar de luchar por mantenerse en Primera. El primer año logró el ascenso pero luego las cosas empezaron a torcerse en lo deportivo y lo institucional con malos entendidos que no llegaron a aclararse llevando al entrenador asturiano a la cola del paro. Ahí fue donde nos empezamos a distanciar un poco porque estando sin equipo en alguna ocasión Marcelino pareció ser un poco pesetero, pero lo disculpo porque yo no puedo saber lo que hay detrás de unas negociaciones, pero se hace extraño que un técnico como él, bueno y que parece que el fútbol es su vida ( no hay más que ver las celebraciones de los goles del día del Sevilla) rechace ofertas para hacerse con un banquillo.

Ya para terminar decir que doy por hecha la salvación de este Racin y que en Agosto me gustaría volver a escribir del Racing, Marcelino y las posibilidades reales del equipo construido entré él, Ali y la secretaría técnica.