martes, 12 de febrero de 2013

Bienvenido Riquelme,Gracias Román.


Aunque puede ser que algún día escriba algo acerca de su carrera deportiva no quiero dejar pasar por alto la vuelta de Riquelme a Boca. Hablar de Juan Román es hablar de una de mis debilidades. Y empezó a serlo mucho antes de fichar por el Barcelona o de llegar a una semifinal de Champions con el Villareal, es más, fue vistiendo la camiseta de Boca donde realmente disfruté de la magia de Riquelme. Antes de la Intercontinental frente al Real Madrid ya había despertado mi interés pero ese partido marcó un antes y un después. Fue su eclosión en el panorama Internacional y el recital que dio en ese partido aún  permanece en la memoria de muchos aficionados.

Se juntaron varios factores para convertir a Riquelme en uno de mis jugadores favoritos. Factores como fueron el hecho de ser un jugador distinto. Tenía cosas de otra de mis debilidades como fue De la Peña (esos pases imposibles que sólo unos pocos jugadores son capaces de ver) y era capaz de marcar los tiempos del partido. El equipo jugaba a su ritmo, el marcaba los tiempos del equipo y del partido. Con buen disparo de media distancia también marcó goles importantes como en la Libertadores de 2007 frente a Gremio. Además siempre fue un jugador carismático (recuerdo sus celebraciones como Topo Gigio que en alguna ocasión imité) muy querido por toda la afición, pero no una afición cualquiera, hablamos de la 12 de Boca, la mitad mas uno.

La camiseta que mejor le sienta es la azul y oro de Boca. Boca lo ama y él ama a Boca. Y por este motivo es por el que ha vuelto después de haber anunciado su marcha hace siete meses después de perder la Libertadores frente a Corinthians.

En las últimas semanas se habló de su posible regreso a los campos. La contratación de Bianchi como nuevo técnico de Boca hizo que se especulara con que Riquelme pudiera volver, se habló de Tigre, del Palmeiras brasileño pero al final lo que le hizo volver fue ver a su Boca perder con River. Se dice que llamó a Bianchi, hablaron y no tardaron en arreglar los papeles para su vuelta. Poco había que hablar, como él mismo afirmó en su twitter vuelve a casa. Y con una afición que lo venera el que se opusiera estaba firmando su condena. La remera azul y oro con el 10 a la espalda le espera. Es su camiseta y estaba esperando por él,  ya que casualidad o premeditación había quedado libre. Y sus compañeros también lo esperaban. Si bien se comenta que hay dos bandos, significativas son las palabras de Clemente Rodríguez con frases como “Riquelme es el que manda en Boca y tendría que recuperar la capitanía” “Es el que manda dentro y fuera del campo también”.

Estas palabras nos pueden acercar a entender lo que significa Riquelme para el equipo y su hinchada y sino no hay más que pasearse por la red y ver las reacciones cuando anunció su marcha, el Sábado cuando se supo de su vuelta o las imágenes del entrenamiento del día de hoy con el lateral del campo de entrenamiento rebosando y animando a su ídolo.


Bienvenido Riquelme. Has vuelto al lugar del que nunca debiste marchar.
Boca es tu casa y la Bombonera su jardín.
Tu vuelta me robará horas de sueño. Pero verte en Boca y en la Libertadores bien  vale unas ojeras.
Gracias Román

video