martes, 24 de noviembre de 2015

El día que el Bernabeu aplaudió a Iniesta


El 21 de Noviembre no será un día más. Desde el pasado Sábado será recordado como el día en que el Barça de Luis Enrique se impuso por 0-4 al Real Madrid con un Iniesta como hombre más destacado hasta el punto de ser despedido con aplausos por el Bernabeu, algo reservado sólo para los elegidos. El partido de Iniesta fue mucho más que la asistencia a Neymar o el gol, su partido fue una colección de jugadas y buenos movimientos.

(Cortes con la asistencia a Neymar en el segundo gol y como se gestó la jugada del gol de Iniesta, en la que desde el lado opuesto de la jugada llega al centro,tira una pared y nadie lo sigue para impedir el disparo desde la frontal)

“Andrés come aparte. Siempre se lo digo a los chicos: Fijaros en Iniesta” llegó a decir un día Guardiola en sala de prensa y a eso nos dedicamos el Sábado a medida que pasaban los minutos y comprobábamos como se iba adueñando del encuentro y que algo serio estaba ocurriendo en el que quedará como uno de sus mejores partidos.

Observar sus movimientos y gestos técnicos fueron un regalo para el que disfruta de este deporte y bien podrían servir para poner en las escuelas a los más pequeños… y no tan pequeños. Video Iniesta Vs Real Madrid. (Pulsa en el enlace anterior para acceder al video con mayor calidad).

video


El partido de Iniesta se escapa a los números o cualquier tipo de estadística. Podríamos hablar por ejemplo de su 66/69 en pases (en los 78 minutos que estuvo en el campo) pero lo que hace Iniesta con el balón no puede quedar reflejado de esa manera y un simple dato numérico del número de pases acertados sino que hay que ver lo que hace con ella. Cuando la jugada pedía calma él se la daba, cuando pedía acelerarla realizaba ese cambio de ritmo característico o rompía líneas rivales mediante un pase, una solución siempre para el compañero que estaba en apuros o no sabía que hacer con ella.

Pero más allá de las jugadas que hizo Iniesta con el balón en los pies también quiero destacar un juego que a veces pude pasar desapercibido. Hablo del “juego sin balón” y en esto Iniesta también regaló una clase magistral. Con la posesión a favor del Barcelona era digno de ver como se movía para estar bien situado y ser opción de pase o como después de dar el pase lo hacía tratando de dar siempre de dar apoyo y de esta forma poder dar continuidad a la jugada de la mejor manera.

Cuando tocaba defender Iniesta no fue menos en un Barcelona que lo hizo casia la perfección principalmente desde la presión y las ayudas. En este sentido Andrés trabajó como el que más siendo en ocasiones el primer hombre en impedir el inicio fácil y que en ocasiones como la tercera imagen provocaba la pérdida del Real Madrid, lo que invita a pensar era algo estaba planeado y trabajado. En las siguientes imágenes, algunas de esas jugadas que ponen de manifiesto este aspecto.





Significativo este último corte en el que a pesar de tratarse del minuto 75 y lucir ya el 0-4 en el marcador el Barcelona e Iniesta seguían presionando como si fuera el inicio de partido.

Partido pues que nos sirve para pensar que a Iniesta aún le queda fútbol y cuerda para realizar grandes partidos más allá de buenas jugadas puntuales y que personalmente me plantea algunas preguntas de esas difíciles de responder como hasta que punto había movimientos preparados o la importancia de la ausencia de Messi para que Iniesta fuese el hombre más destacado del partido en el sentido de cargar más el juego por el lado izquierdo llevando eé la batuta y la reflexión de lo “potenciados” salen algunos jugadores (Neymar,Luis Suarez,Sergi Roberto o Busquets principalmente e Iniesta por este partido) tras la ausencia estos dos meses de Messi. Estos en concreto pero el equipo de forma global han superado esta situación con solvencia y demostrando la madurez de este equipo que ha ganado en confianza y se ha ganado el respeto (no me quiero olvidar de la figura de Luis Enrique) del público en general.

jueves, 12 de noviembre de 2015

"Enseñar a pensar" Recopilación de textos e ideas propias

Si has llegado a este texto y eres seguidor asiduo de lo que comparto habitualmente en twitter probablemente no sea nuevo mucho de lo que vas a encontrar pero igualmente te invito a seguir leyendo. Si por el contrario esta es una visita más fruto de la casualidad o por la publicación de este articulo en concreto adelantarte lo que voy a tratar de compartir aquí es una recopilación de material e ideas propias acerca de un tema que me parece muy interesante y a tener en cuenta sobre todo si hablamos del futbol base porque es en estas edades donde se pueden inculcar cierto hábitos positivos para el jugador ya que es más sencillo ellos lo vayan interiorizando y simultáneamente evitará adquiera vicios difíciles de corregir más adelante. En este sentido podemos hablar de cuestiones técnicas pero también tácticas o como pretendemos de “pensar” teniendo presente en todo momento la necesidad de hacer las cosas o darle al niño los conceptos siempre a su debido momento y no saltarse etapas porque ese en ocasiones en mi opinión puede ser uno de los errores más habituales.

En esta línea y coincidiendo en lo que comenta comparto el siguiente texto extraído del Libro “Así lideras, así compites” de Patricia Ramírez y en el que colabora Oscar García Junyent, ex jugador de futbol de Barcelona, Valencia y Espanyol entre otros y técnico por ejemplo del equipo Juvenil del Barcelona.


Para tratar de evitar poder ser repetitivo de estas palabras destaco la utilidad y necesidad de lo que llamamos “futbol de la calle” por lo que le aporta al niño en cuanto a técnica e imaginación a la hora de afrontar situaciones de juego y por otro lado también lo que comenta en el último párrafo y esto lo podría tratar de ligar con el tema de la importancia de que el entrenador tenga capacidades formativas pero también comunicativas para transmitir al niño como es debido los conceptos en el proceso y también la gestión del fallo.

Un ejemplo rápido y que percibo con frecuencia es presencia cada vez más pequeña de esos niños con técnica y regateadores fruto de ese jugar cada vez menos en la calle o el entrenador que corta esa acción del juego bien porque abusa del “pasa¡ pasa¡” o el niño por fallar acaba dejando de intentarlo.

A continuación comparto el siguiente texto (extraído de “Transición Ataque-Defensa, Autor Manuel Conde) por la frase subrayada y que utilizo para defender la  del entrenador que enseña a pensar.


Este tipo de entrenador le da las herramientas necesarias al jugador para poder enfrentarse a situaciones del juego no previstas o suscitará en el jugador la duda y la reflexión que le lleven a plantear preguntas. Si fabricamos autómatas lo que estaremos haciendo será crear jugadores preparados para repetir situaciones que ya conocen pero que estarán desprovistos de conocimientos o esa capacidad para pensar y decidir por ellos mismo cuando deban enfrentarse a situaciones nuevas. En cambio si el jugador sabe pensar o conoce las situaciones posibles estará capacitado o al menos mejor preparado para enfrentarse a ellas.

Un entrenador que enseña a pensar estará poniendo su gran granito de arena en explotar la inteligencia del jugador y la formación así de un jugador que se comporte de forma inteligente en el campo. A mí modo de entender si tuviera que definir al jugador inteligente nunca podrían faltar dos conceptos como son “comprender el juego” y “toma de decisiones” y a partir de ellos tratar de desarrollarlo. Jugadores inteligentes será aquellos que a partir de comprender el juego tomen decisiones acertadas. Luego está claro que también podremos hablar o tener en cuenta otros aspectos como si el jugador tiene la técnica necesaria (puede suceder que decida bien pero ejecute erróneamente) o se encuentra en un entorno adecuado (compañeros y equipo “ayudan”).


Siempre desde la humildad y partiendo de mi corta experiencia algo me dice que a día de hoy esa situación de crear autómatas o de hacer los ejercicios por hacer es bastante habitual así como la de observar jugadores en Categoría Cadete (es en la que llevo entrenando tres temporadas) con déficits técnicos que vienen por no haber insistido antes en edades tempranas. Me refiero aspectos como pueden ser el dominio del control o el pase pero una que me llama mucho la atención y en la que personalmente insisto mucho a los chavales es la necesidad de “mirar”, mirar constantemente pero les insisto en la de saber donde están y lo que tienen alrededor antes de recibir. Puede parecer una obviedad pero el déficit al menos en mi equipo es generalizado y el primer paso para que puedan pensar y decidir es que antes miren. Después ya tendrán tiempo de ejecutar. Y como con un buen control, si miran antes de recibir estarán ganando tiempo y la posibilidad de acierto en la siguiente acción será mayor.


Pero “mirar” no basta, mirar podemos decir que es el gesto, la acción pero además de realizarlo (que no es poco), el siguiente paso será saber mirar e interpretar la jugada o lo que gira alrededor y de esta manera ya sea con balón o sin balón ser capaz de tomar decisiones (colocarse mejor o dar un pase más productivo). Para desarrollar esto el entrenador deberá ser capaz de identificar en que falla el jugador y a partir de ahí trabajar para que mejore lo que sea necesario y aquí es donde vuelve a aparecer ese “enseñar a pensar”.


Para que el jugador sepa en que fijarse será importante la comprensión del juego y que el jugador entienda y sepa el porqué de las cosas y los movimientos, el motivo de hacer algo en el campo en un momento, las alternativas que puede haber y las consecuencias de cada una. El problema pienso reside en que o bien el entrenador no acostumbra a incluir esas explicaciones a la hora de realizar las tareas (o en charlas más individuales) o la forma en que las da no llegan al jugador.


Personalmente pienso en algunos casos es conveniente aportar al jugador los objetivos del ejercicio así como la transferencia que tiene al juego real ya que de esta manera sabrá lo que se busca trabajar y será más probable posteriormente lo aplique. Nuevamente recurro a un ejemplo sencillo que me ha sucedido  en alguna ocasión. Se trata de la situación en que  un ejercicio para mejorar el control y el pase no está saliendo como desearía a la hora de ejecutar siendo en algunos casos más por una cuestión de actitud. Llegado ese momento muchas veces paro el ejercicio y les explico la importancia que tiene y la transferencia al juego para que de esta manera pongan todos los sentidos en realizarlo correctamente y a partir de ese momento el ejercicio discurre mejor. Otro ejemplo ya más avanzado podría ser: Diseñamos un ejercicio en el que queremos trabajar el pase de seguridad, pues cuando lo hacemos o al finalizar explicar su transferencia al juego real, sino serán muchos los que actúen más como autómatas que por comprender realmente cuando se debe realizar y lo que busca.

Como podéis comprobar este tema puede dar para hablar ( o reflexionar ) largo y tendido pero para evitar caer en el texto excesivamente largo voy a ir poniendo final con una situación tal cual me sucedió en el día de ayer porque creo refleja un problema que puede suceder con muchos niños y se trata de gestionar o estar atentos a sus miedos, principalmente dos, el miedo a llevar una patada y el miedo a fallar que en la práctica se refleja en que le quema el balón en los pies. Esto que ya había percibido en alguna ocasión lo volví a percibir en boca de uno de los chavales en la charla que trataba de corregir alguno de los errores del último partido. En ese “quemar el balón” debido a los miedos además muchas veces podemos apreciar como tampoco levantan la cabeza y miran las opciones que tienen ya que en ese afán por deshacerse de él olvidan llevar a cabo este primer paso.

Considero es un tema en el que prácticamente todo aquel que se dedique o le guste entrenar puede opinar o aportar algún tipo de experiencia o situación vivida así que si has llegado hasta aquí aprovecho para invitarte a ello así como a compartirlo si el texto ha sido de tu agrado.